Como agradar a Dios

Como agradar a Dios

“¿Con qué me presentaré ante el Señor, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? ¿Se agradará el Señor de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide el Señor de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios”. Miqueas 6:6-8
Una pequeña historia cuenta que una misionera en la India, se encontró una mañana con una mujer hindú a la que, en varias ocasiones, le había hablado de Cristo sin lograr mucha atención de su parte. La mujer hindú llevaba a dos niños en brazos. Uno de ellos era muy hermoso y lleno de salud. El otro, por el contrario, era deficiente en cuerpo y mente, retardado físico y mental.
La misionera le preguntó adonde iba, y para su asombro aquella mujer le respondió: “Voy al río a ofrecer uno de mis hijos a los dioses en sacrificio por mis pecados”. La misionera trató de persuadir a la mujer. Le habló de nuevo de Jesucristo. Le habló de cuál era la verdadera manera de agradar a Dios y obtener el perdón de nuestros pecados. Tampoco esta vez logró que la hindú le prestara atención, y ésta continuó su camino hacia el río.
Pocos días después, la misionera se encontró otra vez con la mujer. Esta vez sólo llevaba en sus brazos al niño deformado y retrasado. La misionera le preguntó con ansiedad acerca del otro niño. La madre le contestó: “¿No recuerda? ¿Cuando nos vimos el otro día iba al río para ofrecer a los dioses uno de mis hijos”?.
“Oh, amiga mía — dijo la misionera llorando — si usted tenía que hacer eso, ¿por qué no ofreció al niño que nunca estaría bien?” La mujer hindú replicó: “Quizás esa sea la manera en que ustedes viven su religión, pero en la nuestra nosotros siempre ofrecemos lo mejor a los dioses”. La misionera sintió vergüenza. Y bajó la cabeza. Aquella mujer estaba totalmente equivocada en su relación espiritual con dioses falsos, pero, sin duda, su acción fue un ejemplo de un corazón dispuesto a dar lo mejor.
¿Qué pudo haber recibido esa mujer de sus dioses que la llevara a tan grande sacrificio? Y nosotros, ¿hemos recibido bendiciones de nuestro Dios? ¿Qué hacemos para mostrarle nuestro agradecimiento por la salvación de nuestras almas, y por todo lo que día tras día nos da sin que lo merezcamos, sólo por su gracia y por su amor?
Muchas personas hacen todo tipo de sacrificio físico, andan de rodillas por una cierta distancia, se golpean a sí mismos, se cortan la piel, etc. La intención puede ser muy buena, como la de la mujer hindú, pero en realidad muestra un desconocimiento total del corazón de Dios y de lo que él espera de nosotros.
El mensaje de Dios es muy sencillo y se repite a través de toda la Biblia: El Señor se deleita más en nuestros esfuerzos por conocerle, que en cualquier cosa que podamos ofrecerle. Dios nos creó con un deseo profundo de que vivamos en comunión con él, por lo tanto buscar su rostro y mostrarle nuestra gratitud adorándole en espíritu y en verdad expresa nuestro amor mucho mejor que lo que pueden hacer las palabras o los sacrificios por grandes que estos sean.
En el mensaje de hoy, el profeta Miqueas se pregunta a sí mismo qué puede hacer para agradar a Dios, y después de mencionar una lista de diferentes sacrificios, recuerda que el Señor sólo pide de nosotros que hagamos JUSTICIA, Y AMEMOS LA MISERICORDIA, Y NOS HUMILLEMOS ANTE ÉL. El rey David llegó a conocer profundamente el corazón de Dios, y en el Salmo 51:16 dijo: “Señor, abre mis labios, y publicará mi boca tu alabanza. Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; no quieres holocausto. Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios”
En Proverbios 23:26, Dios nos dice exactamente que es lo que le complace de nosotros: “Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos”. ¿Estás dispuesto a entregar tu corazón al Señor, y amarle, y adorarle y caminar por los caminos que él nos ha indicado? Si lo haces de esta manera, ten la seguridad de que le habrás complacido.

Deja un comentario